miércoles, 14 de diciembre de 2011

MALASOMBRA NEWS 3


                                                    

martes, 13 de diciembre de 2011

Malasombra, Grabiel y el martes 13.

   Aquí estoy, dirigiendo una operación de alto nivel. Meses y meses de preparación para llevar a cabo una de las más increibles bromas jamás imaginada por una persona medianamente cuerda. Todo comenzó hace unos días. ¡Qué curioso! ¡Unos días! y digo que llevo meses trabajando en esto. Pues no pienso rectificar, que es de sabios y yo soy tonto. Bueno, al grano.
   Me encontraba tomando un vaso de agua en un bar cuando escuché a un conocido decir que no era supersticioso. Aquello me indignó y decidí darle una lección. Ordené a mis espias que le sigueran y obtuviesen todos los datos referentes a su vida. Así lo hicieron y ahora debía hacer buen uso de ellos.
   Suele desayunar en el mismo bar y comprar un cupón de la ONCE. Ayer soborné al dueño para que dijese que los había vendido todos cuando llegase Grabiel, que así se llama la víctima. (No es una errata, que alguna cometeré seguro, pero he puesto Grabiel a conciencia. Es que me gusta más que Gabriel)
   Me puse en contacto con los clientes que habitualmente compran el cupón y les ofrecí 35.000 euros a cada uno para simular que les había tocado.
   Hoy, al llegar al bar, Grabiel se encontró con una fiesta por todo lo alto. No os podéis imaginar la cara desencajada del pobre. Sus maldiciones no consiguieron acallar los gritos de júbilo de los afortunados, que en realidad lo eran, pues se habían llevado el mismo dinero que si le hubiese tocado de verdad.
   Grabiel salió del bar y se dirigió a la cochera y...¡Sorpresa! Le habían robado el coche. Evidentemente se lo había llevado mi gente. Llamó a la policía para poner la denuncia, pero como había manipulado el teléfono, en realidad habló con uno de mis esbirros que le dijo que acudiría enseguida. Allí se presentó a los pocos minutos y tras tomarle declaración le pidió el DNI, que "curiosamente" coincidía con el de un delincuente habitual. Mi falso policía le dijo que estaba detenido y antes de que pudiese protestar se encontraba esposado y en la parte de atras de un coche patrulla falso.
   Grabiel no paraba de protestar, pero de nada sirvió. Claro que, alquilar una comisaria era algo engorroso y decidí darle una salida. Mi hombre le dijo que por 500 euros lo dejaría marchar y se olvidaría de todo. Como no llevaba dinero encima lo acompañó a un cajero y sacó la pasta, pero "casualmente" un tipo con pasamontañas se acercó y a punta de pistola le robó el dinero. Cuando el "ladrón" se alejó, le preguntó al policía que porqué no había hecho nada. Mi esbirro le dijo que para el sueldo que cobraba no iba a arriesgar su vida con un tipo armado. Además le instó a que sacase otros 500 para consumar el soborno. Así lo hizo Grabiel y una vez "recuperada" su libertad se encontró en la acera pensando en cómo podía ir a trabajar. Hoy no estaba lloviendo y hacía sol, pero "casualmente" alguien puso agua en la carretera y un coche pasó a toda velocidad mojándolo entero.
   Grabiel estaba desesperado y su cara reflejaba que estaba a punto de hacer una locura. Era hora de darle un respiro. Se acercó un señor que le socorrió y le dijo que en su coche llevaba ropa de sobra porque se iba de viaje. "Casualmente" era de la misma talla. Se la puso y este amable señor le preguntó si podía llevarle a algún sitio. Grabiel le dijo que ya llegaba tarde a trabajar y que tenía una reunión importantísima con su jefe. El señor se ofreció a llevarle y así lo hizo, parecía que estaba cambiando el sino de Grabiel y se estaba calmando. Obvio decir que este "amable señor" es uno de mis sirvientes.
   Al llegar a la oficina le esperaba su jefe, con el que yo había acordado lo que iba a suceder. Se disculpó por la tardanza y antes de que pudiese dar explicaciones su jefe empezó a gritar y le comunicó que estaba despedido. De nada sirvieron las súplicas y el vigilante de seguridad de la empresa lo sacó a la calle del brazo y, una vez allí, lo tiró al suelo de un empujón. Era mucho más de lo que una persona puede soportar y rompió a llorar como un niño sin levantarse del suelo. "Casualmente" apareció una ambulancia de la que salieron dos tipos que se prestaron a llevarle al hospital, pero Grabiel dijo que no hacía falta, que estaba bien. Entonces uno de los enfermeros rompió disimuladamente una bolsita con sangre de cordero y apoyó su mano en la cabeza de Grabiel. Al apartar la mano y verla ensangrentada se asustó y accedió a subir a la ambulancia.
   Su cara se había vuelto pálida, sobre todo cuando un "médico" le dijo al conductor que acelerase que no llegaba vivo. Llegaron al hospital, lo dejaron en la puerta de Urgencias y la "ambulancia" salió disparada. El sanitario, que esta vez era real, preguntó qué le ocurría. Gabriel dijo que se estaba desangrando y señaló la cabeza. El médico se dio cuenta de que no llevaba nada y le dijo que no estaba para bromas, que se fuese o llamaría a la policía. Salió de allí desconcertado, pero aliviado. Al menos no se iba a morir. Comenzó a caminar sin rumbo y le perdí la pista.
   Ahora sólo quedaba esperar que llegara el momento para hacerme el encontradizo y reirme un rato. Lo encontré a la hora del café, me acerqué y le pregunté:
   -¿Cómo ha ido el martes y 13?
   Me miró con cara de abatido y me contó todo lo que le había pasado, que es justamente lo que habéis leído. Disimulando la risa, traté de animarlo un poco, pero antes de conseguirlo me dijo:
   -Lo peor de todo es que llegué a mi casa y encontré a mi mujer en la cama haciendo un trío con dos hombres.
   -Ya lo siento -contesté- Mira Grabiel, tengo que marcharme. Otro día hablamos.
   Me alejé rápidamente de allí porque no podía contener la risa. De pronto caí en la cuenta:
   -¡Coño! ¡Si yo no he hablado nunca con su mujer!
  

domingo, 27 de noviembre de 2011

Malasombra y el Almirante Colón

   Paseando por el trastero de mi castillo divisé un objeto en un ángulo oscuro, de su dueño tal vez olvidada, silenciosa y cubierta de polvo, veíase la máquina del tiempo. ¡Qué frases tan bonitas se me ocurren para describir dónde estaba mi máquina! ¿Qué? ¿He plagiado a Bécquer? No conozco a ese señor.
   Ahora sólo me faltaba decidir el destino y la época para viajar en el tiempo y echarme unas risas. Llamé a unos de mis sirvientes y le ordené que trajese un alargador eléctrico y un portalámparas con su bombilla. Lo enchufé a la red y me coloqué la bombilla encendida sobre la cabeza. ¡Menudo timo! esto lo había visto muchas veces en los tebeos, pero la realidad es que no funciona. Seguía sin decidir dónde viajar. Para mitigar mi ira, castigué al sirviente a visionar treinta capítulos seguidos de Dora la exploradora, ya se que es muy cruel, pero así soy yo.
   Alguien tenía que salvar la situación. ¡Un momento! ¿He dicho salvar? El que salva es salvador, y´San Salvador fue la isla a la que llegó Colón en su primer viaje. Estaba claro, tenía que ir a aquella isla, situarme el 12 de octubre de 1492 y esperar a Cristobalín. Para llevar a cabo mi broma me puse un disfraz de Guardia Civil, que encontré en una tienda de disfraces de Guardia Civil. ¡Lógico! no iba a encontralo en una tienda de peladores de patatas.
   Ya estaba en la isla y divisé desde la playa cómo se acercaban los barcos. Al llegar Colón se bajó de la caravela e inicié mi actuación:
   -¡Alto a la Guardia Civil!-Grité con voz de mala leche.
   -Disculpe vuesa merced, ¿son estas tierras las Indias?
   -¿Qué Indias ni que indios? Este es el reino de Malasombra y usted no tiene permiso para atracar aquí sus naves, ¿no ve que hay un vado?
   -Desconocía que estos dominios tuviesen dueño. Si usted, noble caballero, nos indica cómo aprovisionarnos de agua y víveres, continuaré mi camino hacia otras tierras.
   -Si paga la multa por aparcamiento indebido, le diré donde hay un Mercadona y allí podrá comprar lo que quiera, pero primero: ¡Documentación y los papeles del barco!
   -No le entiendo señor, ¿qué papeles?
   -Vaya, vaya...sin papeles, ¿no? En ese caso voy a tener que llamar a la grúa y que se lleve el vehículo.
   -¡No puede usted llevarse mi barco!-gritó Colón algo molesto.
   -¡A mí no me levante la voz! Podemos llegar a un acuerdo satisfactorio para ámbos.
   -¿Qué acuerdo es el que me propone,caballero?
   -Pues mira, yo te dejo continuar el viaje y las tierras que descubras deberán llevar el nombre de mi señor Malasombra. Si me das tu palabra de hacerlo así eres libre de marchar a otra isla.
   -Eso es complicado-contestó Colón- esta expedición está sufragada por los Reyes Católicos y no me parecería justo quitarles el mérito.
   -¿Qué mérito? Si ellos están a miles de kilómetros de aquí y no se van a enterar de nada, cuando vuelvas tú les dices que estas tierras ya tienen amo, les llevas unas patatas, que allí no las conocen, las fríes, las mezclas con huevo batido y se olvidarán de todo.
   -La verdad es que suena bien. Por cierto, ¿cómo se llama vuesa merced?
   -Mi nombre no se puede pronunciar en su idioma, además es irrelevante. (La verdad es que no había tenido tiempo de inventarme uno). Puedes continuar tu viaje.
   Así lo hizo el Almirante Colón, mientras que yo me tiraba en la arena de la playa poseído por una risa malvada. Sin duda la bromita había merecido la pena.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Malasombra y "Rupertín"

       "Tarari tachan chim chim turu pom" Sonaba mi nueva melodía en el móvil. Inconfundible como habréis podido comprobar por la extraordinaria y clarísima transcripción musical que os hago.
       -¿Quién coño es?- contesté con mi habitual amabilidad.
       -Malasombra, soy Rupert.
       -¿El peluquero?
       -No, hombre, Rupert Murdoch, el dueño de Fox.
       -¡Rupertín! ¡Cuánto tiempo! No hablaba contigo desde el escandalo de espionaje en la prensa británica. Ya te dije que iban a pillarte si no confiabas en mí. Dejaste de hacerlo y ya viste el resultado.
       -Tenías razón Malasombra, como siempre. Pero te llamo por otro asunto.
       -Pues al grano, que he puesto un petardo en el puro de una amiguete y quiero echarme unas risas cuando explote.
       -Necesito promocionar una serie en España que estamos emitiendo. American Horror Story. En cuanto vi la palabra "horror" me acordé de ti, porque eres horroroso.
       -No me hagas la pelota Rupertín, que ya sabes que por dinero hago casi cualquier cosa. Pero esta vez quiero un favor para un compañero de borracheras.
       -Eso está hecho, siempre que esté en mi mano.
       -Lo está, deja la promoción en mis manos y ya te llamo.
       Evidentemente, mi privilegiada mente tardó pocos segundos en idear algo divertido:


       Una vez concluido el trabajo, volví a llamar a Rupert Murdoch:
       -Rupertín, ¿qué te ha parecido?
       -Malasombra, ya sabes que a los tipos siniestros como nosotros nos gustan las bromas pesadas. ¿Qué favor es el que tengo que hacerte como pago?
       -Mi amigo Homer Simpson, que quiere seguir en tu cadena un par de años más, como mínimo.
       -Bueno, Malasombra, eso es sencillo de arreglar. ¡Dálo por hecho! Tengo que colgar, ya nos veremos por ahí. ¡Un besito!
       -Eso, nos vemos.
       ¡Un momento! caí en la cuenta después de colgar. ¿Rupert Murdoch me ha mandado un besito? ¿un besito? ¿a mí? ¿a Malasombra? ¿un besito? ¡La madre que lo parió!

Fox anuncia la renovación de "The Simpsons" por dos temporadas más

El estudio Fox anunció hoy en un comunicado la renovación de "The Simpsons", la comedia más longeva en la historia de la televisión estadounidense, por dos temporadas más.

El "show", que hasta ahora se ha hecho con 27 premios Emmy desde su estreno el 17 de diciembre de 1989, se asegura así alcanzar su vigésimo quinta temporada y un total de 559 episodios.

martes, 1 de noviembre de 2011

Scarlett Johansson y las fotos robadas.

SCARLETT JOHANSSON EXPLICA QUE LAS FOTOS DESNUDA ERAN PARA SU AMIGO MALASOMBRA

La actriz Scarlett Johansson explicó que las fotografías caseras en las que aparece desnuda y que fueron filtradas en Internet tenían como único destinatario su entonces amante, el malvado Malasombra, según publica hoy la revista Vanity Fair.

Scarlett Johansson explica que sus fotos desnuda eran para Ryan Reynolds

Johansson, considerada una de las intérpretes más atractivas de Hollywood, quedó expuesta en la red el pasado mes de septiembre después de que unos piratas informáticos asaltaran sus cuentas de correo electrónico y accedieran a los contenidos de sus dispositivos móviles.

Las tres imágenes que salieron a la luz mostraron a la protagonista de "Lost in traslation" enseñando la parte de atrás de su cuerpo en el reflejo de un espejo, un autorretrato de su busto desnudo y una instantánea de su trasero mientras está tumbada en la cama.

"Sé cuáles son mis mejores ángulos", reconoció Johansson en su entrevista con la revista estadounidense en la que se la ve posando, esta vez con ropa.

"Se las envié (las fotografías) a Malasombra",
indicó la actriz que cuando se retrató desnuda aún mantenía una relación con Malasombra, poderoso y conocido maligno.
      
"No hay nada malo en eso. No es como si hiciera porno, aunque no hay nada de malo con eso tampoco"
, señaló Johansson.

Johansson, de 26 años, fue una de las famosas que fue víctima de una red de "hackers" cuyo objetivo era asaltar cuentas de correo electrónico y dispositivos móviles de personalidades del espectáculo en busca de material íntimo. Otra de las afectadas fue Vanessa Hudgens.

Johansson y Malasombra mantuvieron una relación hasta que ella intentó convertirlo en una buena persona. Esto motivó que él rompiese con ella.

      
Aquí tenéis el enlace a la notica que publica La Razón al respecto. Evidentemente la verdadera noticia es la que habéis leído aquí.

http://www.larazon.es/noticia/7339-scarlett-johansson-explica-que-sus-fotos-desnuda-eran-para-ryan-reynolds

sábado, 29 de octubre de 2011

Malasombra y el señor verde


      

       Me encontraba bastante atareado tratando de convencer a un señor verde para que saliese de una cueva. Generalmente no me importa mucho donde se meta la gente, pero esta vez me afecta, pues la gruta me pertenece y no quiero extraños en ella.
       -Señor verde, haga usted el favor de salir de ahí.
       -No quiero, que tengo miedo de las represalias. He tenido otros compañeros que abandonaron antes este lugar y no he vuelto a saber nada de ellos.
       -Le aseguro que le trataré bien. Conocí a sus compañeros y están en lugar seguro. Algunos incluso disfrutan de unas magnificas vistas desde su nuevo lugar de residencia.
       Vislumbré un momento de duda y aproveché para entrar, pero se aferró con todas sus fuerzas a las paredes y tuve que desistir.
       -¡Lo sabía! ¡Maldito Malasombra!
       -No se enfade señor verde, tenía que intentarlo.
       -Claro, ¿cómo quiere que confíe en usted después de esto?
       -Pues no se qué decirle. Le firmaría un documento, pero los dos sabemos que mi firma no tiene mucho valor. ¡He incumplido tantos compromisos firmados!
       -Pues no pienso moverme de aquí.
       Me encontraba en un callejón sin salida. Las negociaciones no iban a dar frutos y opté por el ataque brutal y sin miramientos. Entré en la cueva con decisión y pude engancharlo con fuerza. Se resistió mucho, sin duda era un ser valiente, pero finalmente conseguí vencer y lo arrastré fuera de la cavidad. Lo miré con cierta admiración, había sido un digno adversario y para compensar su gallardía lo deposité en un jarrón de la dinastía Sin Chan para que reposase allí el resto de sus días.
       Ya podía respirar tranquilo. Me senté en mi despacho y en ese momento entró Homer que estaba pasando unos días en mi castillo con Marge y los niños.
       -Malasombra, si no estás ocupado, vamos a tomarnos unas cervezas.
       -Por supuesto Homer, no estaba haciendo nada, sólo me estaba sacando un moco de la nariz..



domingo, 23 de octubre de 2011

Malasombra en Kenia

       Me encontraba en Kenia, en la sabana, junto a un grupo de amigos. Una manada de leones a la que me había unido con la intención de cazar un impala.
       Nos encontrábamos acechando a un grupo de cornudos impalas. Lo de cornudos es porque tienen cuernos de verdad, no es despectivo. Una leona dirigía la cacería. Según me explicaron, son las hembras las que suelen cazar. Los machos ayudan a veces, pero generalmente sólo se incorporan cuando la presa está cazada para comer. Intenté hacer lo mismo, como macho que soy, pero una de las leonas me dio un zarpazo y tuve que claudicar. No me quedaba más remedio que obedecer.
       Nos acercábamos cada vez más, protegidos por la maleza para no ser vistos. Teníamos el viento en contra, lo cual es bueno para no ser detectados por los impalas. Los músculos en tensión, esperando el momento oportuno para lanzar el ataque. De pronto un león adolescente se levantó e inició la persecución. Fue precipitado, aquellos bichos corrían demasiado y perdimos la oportunidad. Sin duda la falta de experiencia nos había jugado una mala pasada. Le pregunté a la leona jefa y me dijo que debiamos esperar unas cuantas horas hasta tener otra ocasión.
       -Señora leona, ¿se ha vuelto loca? Yo tengo hambre y no pienso esperar mucho tiempo.
       -Amigo Malasombra- me dijo- es la ley de la sabana. Si tiene usted una idea para comer antes, apórtela y se lo agradeceremos.
       -Por supuesto que sí. A ustedes los leones, ¿les gusta el jamón y los embutidos?
       -La verdad es que no los hemos probado, ¿de qué animal proceden?
       -Del cerdo, que no deja de ser un jabalí domesticado.
       -Entonces seguro que nos gusta.
       -Pues esperen un rato que voy a mi país, les traigo un cargamento y así nos alimentamos todos.
       Monté en mi submarino y regresé a España para cumplir mi promesa. Por cierto si os habéis tragado que puedo hablar con leones, no importa que os diga que viajo a Kenia en submarino y que apenas tardo unos minutos en ir y volver.. Me acerqué a un pueblo de Avila y convencí a uno de mis esbirros para que se quedase en un camión y fuese detenido. Así, las sospechas no caerían sobre mí. Luego le pagaría la fianza...bueno, eso es lo que le dije, otra cosa es que lo cumpla..
       Al poco tiempo estaba de vuelta con mi cargamento. Nos reunimos todos a la sombra de un árbol y dimos buena cuenta de aquellos ricos manjares. Los leones me dieron las gracias y nos echamos una siesta histórica. Sin duda aquellos felinos se lo montaban bien: Comer, dormir y reproducirse. Nada más. Si no fuera porque a mí me gusta hacer el mal para divertirme y a ellos no, me hubiese unido a la manada para siempre.

Roban un camión en Ávila cargado con 210 jamones y 220 chorizos

ÁVILA, EUROPA PRESS

Un hombre de 42 años ha sido detenido por un delito de robo con fuerza en las cosas acusado de sustraer en Navatalgordo (Ávila) un camión de productos cárnicos cargado con 210 jamones, 170 lomos y 220 chorizos y salchichones, según fuentes de la Benemérita.

http://www.laopiniondezamora.es/sucesos/2011/10/05/roban-camion-avila-cargado-210-jamones-220-chorizos/550022.html

jueves, 6 de octubre de 2011

Steve Jobs, la manzana está triste.



       Hoy es un día triste para mí y para muchos. Steve Jobs (1955-2011) ha fallecido hace unas horas.
Por supuesto hoy será una noticia destacadísima en todos los medios y encontraréis miles de artículos, biografías, momentos destacados, su discurso en Stanford, sus productos, etc. Yo me voy a limitar a escribir lo que pienso sobre este señor que se nos fue víctima del cáncer.
       Sinceramente creo que fue un genio. Se atrevió a soñar y poner en práctica sus sueños. Esa es una cualidad al alcance de muy pocos. Sin duda, ha revolucionado la tecnología en esta década que llevamos de siglo. Obligó a Microsoft a ponerse las pilas, como vulgarmente se dice, con la puesta en marcha de Macintosh. La competencia siempre es beneficiosa para los usuarios. Revolucionó la forma de escuchar música con el Ipod y las comunicaciones con el Iphone y el Ipad. Ahora, todos van a remolque. La ciencia avanza y sus inventos serán superados, como lo han sido los de Edison, que se basó en muchas investigaciones de Tesla. Newton estableció muchos principios de la física que fueron usados por los ya citados. Antes estuvo Da Vinci, que conocía el trabajo de Arquímedes.
       Así podemos retroceder en el tiempo hasta el momento en que un cavernícola observó que una piedra de forma circular rodaba o que el fuego se podía dominar.
       Todos los nombrados son grandes genios que pasaron a la posteridad y, para mí, Steve Jobs está a su altura. Es posible que la falta de perspectiva histórica diluya esta impresión, pero estoy convencido que dentro de unas décadas o siglos, será un nombre a estudiar en los colegios.
       Esta madrugada he escuchado en la radio algunos comentarios que se han hecho en Twitter sobre su fallecimiento. Muchos de esos Tweets seguramente hechos desde algun Iphone o Ipad. No han nombrado a los autores y yo los desconozco, por eso no los cito. Uno muy bueno decía:
       "A ver cómo le digo a mi Iphone que su padre ha muerto"
       A la persona que lo escribió le diría que con valentía, que le hablase de lo maravilloso que fue su "padre" y que no debe estar triste porque, mientras perdure su recuerdo, seguirá vivo.
       Mi más sentido pésame a sus familiares y amigos.
                           Steve Jobs, descansa en paz.

martes, 4 de octubre de 2011

Malasombra y la lagartija

       Nunca tuve problemas con las personas para estafarlas, arruinarlas, reirme de ellas o despedirlas en el caso de mis esbirros. Con los animales es diferente, se crea un vínculo afectivo que me obliga a cambiar mi actitud despiadada. Mis mascotas nunca son maltratadas y me aseguro de que estén bien alimentadas.
       Evidentemente, mis animalitos de compañía son diferentes. No me gustan los perros porque son demasiado fieles y una traición siempre es bienvenida y hasta simpática. Los gatos son demasiado cariñosos, aunque tienen un lado egoista que trata de compensar ese cariño, pero no lo consiguen. Los pájaros o los peces son bonitos, y lo bonito lo considero asqueroso.
       Como algunos recordaréis, hace meses liberé a mi última mascota en el Mediterráneo, una ballena jorobada. Fue ella misma la que me lo pidió después de una conversación. Todavía sigo en contacto con ella a través de Facebook. Se abrió una cuenta y nos hicimos amigos. Lo último que me dijo fue que el krill del que se alimenta está un poco soso y que echa de menos las toneladas de  gambas con las que la alimentaba en mi pecera. Le dije que la libertad es más importante y parece que la convencí, porque dejó de hablar del tema y me mandó una foto de su novio: un balleno jorobado que parecía de buena familia. Tengo que invitarlos a comer a casa un día de estos.
       El caso es que después recogí una pequeña lagartija en el campo y desde entonces es mi nueva mascota. Pero creo que ha llegado el momento de dejarla marchar. Ha crecido un poco y me mira un poco raro, aunque sonríe, pero supongo que para despistar. No me come nada y eso que mando a los cuidadores a alimentarla. Pero se deja la comida y desaparecen los cuidadores. Debe ser que antes que decirme que mi lagartija no come, prefieren huir por temor a mis represalias. Tenía que acabar con esta incertidumbre y decidí hablar con Lagarti, que así se llamaba:
       -¿Qué te pasa Lagarti? Me he dado cuenta de que apenas comes y aunque sonrías continuamente algo me dice que no estás bien.
       -Pues tiene usted razón señor Malasombra. Me gustaría disponer de más espacio y además quiero conocer a otros individuos de mi especie- contestó mi lagartija.
       Ya había pasado antes por esto y fui directo al grano:
       -Si quieres que te libere podrías haberlo dicho antes, no era necesario iniciar una huelga de hambre.
       -¿Qué huelga de hambre? Si yo como todos los días a mi hora. Cuando llega un señor me lo zampo.
       -O sea, que te has estado comiendo a todos los cuidadores que te mandaba. Lagarti, ellos te traían comida, no eran para que te los comieses.
       -Ya me parecía extraño que llegasen siempre con una bolsa llena de insectos- contestó- La verdad es que prefiero comer humanos, que tienen más chicha.
       No pude evitar reirme a carcajadas por la simpática confusión. Pero dejando aparte esta anécdota divertida, lo importante era que deseaba ser libre. No podía negarme, de modo que le pregunté sin rodeos:
       -Lagarti, ¿dónde quieres que te libere?
       -Vi en un documental de La 2 un país exótico en el que me gustaría vivir: Filipinas.
       -Pues no se hable más. Iniciaré los preparativos y allí te dejaré. Deseo que te vaya bien y si te capturan y te llevan a un zoo, iré a visitarte de vez en cuando.
       -¡Muchas gracias señor Malasombra! ¡Nunca olvidaré sus cuidados!- Dijo mientras derramaba lágrimas de...

Atrapan un cocodrilo gigante en Filipinas de más de 6 metros

martes, 27 de septiembre de 2011

Malasombra y la maciza

       Regresé de Granada algo aturdido por lo vivido allí. Necesitaba algo para entretenerme y olvidar la mala experiencia. Dicen que los experimentos con gaseosa y tienen razón. Debía volver a una de mis actividades rutinarias y apostar a caballo ganador para no llevarme una decepción.
       Una de mis actividades favoritas es la manipulación. A veces por dinero y otras, como en el presente caso, simplemente para reirme. ¡los humanos son tan fáciles de manipular!
       Lo primero sería reunir a unos cuantos de mis esbirros para que me diesen ideas y poder aprovecharlas. El primero en hablar fue un extraterrestre al que salvé la vida. Lo encontré a punto de tirarse por un puente. El pobre debía estar deprimido porque venía de Plutón y se habría enterado de que su punto de origen había sido degradado de "planeta" a "planeta enano". Le dije que eso era una chorrada terrícola y que no hiciese caso. Debía sentirse orgulloso de sus orígenes. Desde entonces está a mi servicio. Nunca sabe uno cuando necesitará un plutoniano o plutense. Escuché atentamente sus palabras y, como siempre, no entendí nada de lo que dijo. Es más, estoy casi seguro que él tampoco me entendía a mí y que desistió de tirarse por el puente porque le hizo gracia mi indumentaria rigorosamente negra, a excepción de una pajarita naranja butano que solía ponerme de vez en cuando. Pero como me resultaba simpático verle correr detrás de las mariposas para comérselas lo conservaba a mi lado. Todavía no tenía nombre, había pensado en Pluto, pero me parecía demasiado evidente llamarle así. Soy mucho más retorcido, algún día decidiré cómo llamarle.
       El resto de consejeros siguieron dándome ideas, la mayoría absurdas, que son las que me gustan. Las iba anotando para futuras aventuras, pero ninguna me convencía para llevarla a cabo en este momento. Finalmente entró en escena un tuareg con camello y todo al que acogía en mi castillo en justa reciprocidad. El tuareg me invitó a pasar a su tienda hace mucho tiempo, cuando estuve trabajando en el desierto contando los granos de arena. La verdad es que el hombre no dijo nada, se limitó a ofrecer dátiles a los presentes en aquella reunión. Entonces lo vi claro. Dátiles, palmeras, El Palmeral, Patrimonio de la Humanidad, Elche.
       Localicé a unos cuantos hackers y les ordené que manipulasen una votación de una revista. Hicieron un buen trabajo y estoy contento con el resultado. De momento no les voy a delatar, por si los necesito más adelante.
       Nadie me negará que la muchacha está maciza.

La Dama de Elche es más sexy que Pilar Rubio y Elsa Pataky

La revista FHM ha lanzado una encuesta en la que cuestiona quién es la española más sexy de todos los tiempos. Entre todas las bellezas, ha resultado ganadora la maciza Dama de Elche. Ni Elena Anaya, a la que recientemente se le han descubierto sus encantos junto a su novia en una playa de Formentera, ni Paz Vega, Elsa Pataky, o Pilar Rubio. Ninguna de ellas, ha sido la elegida.
 

http://www.diariovasco.com/rc/20110926/mas-actualidad/gente/damadeelche-sexy-espana-201109261756.html

sábado, 24 de septiembre de 2011

Malasombra en Granada

       Estaba paseando tranquilamente cuando me entraron ganas de beber algo. Entré en un establecimiento de esos que sirven bebidas, se llaman bares. No me gustan mucho porque los humanos suelen entrar para pasárselo bien. Los humanos no deberían divertirse, es antinatural.
       Me acerqué a la barra y pedí un Red Sky, un cóctel a base de vodka, cava y granadina. El camarero me dijo que no le quedaba granadina y preguntó si me apetecía otra cosa. Le dije que no, pero acordé con él que yo traería una botella para que me lo preparase y dispuse los preparativos para la nueva misión.
       Evidentemente el sitio pefecto para comprar granadina es Granada y hacia allí encaminé mi rumbo a lomos de un burro, que era mi nuevo medio de transporte. Me lo recomendó un señor entre insultos y yo, a las personas que insultan las respeto. Resulta que casi lo atropello con uno de mis coches, pero en el último momento me esquivó y fallé. Una de las cosas que me dijo fue "burro". Decidí aceptar su consejo y comprar uno para mis desplazamientos.
       Después de unas semanas de viaje llegué a Granada y al ver a una lugareña me pregunté cómo meterían la granadina en una botella. Seguramente triturarían a la señorita y después recogerían los líquidos resultantes para embotellarlos. No tengo nada contra ese método, es más, me parece hasta divertido, pero como no soy experto pregunté a un policia local que pasaba por allí:
       -Señor Policía, ¿dónde puedo comprar a una granadina que ya esté embotellada?
       -En cualquier supermercado- me contestó.
       -¡Anda! y ¿no se quejan las familias de las chicas asesinadas y trituradas?
       -¿De qué está hablando, señor?-preguntó el policía- ¡Documentación!
       Mi instinto me dijo que debía salir huyendo y lo hice. No entendía nada de lo que estaba pasando. Es decir, en Granada se pueden triturar y embotellar señoritas, pero no se puede preguntar. El policía intentó perseguirme, pero la calle era cuesta arriba y desistió.
       La carrera me había dado sed y encontré un lugar que ponía Alhambra. ¡Qué bien! Una cervecita me calmaría. Entré al lugar, pero no encontré la barra por ningún sitio, eso sí, tenía unos jardines muy cuidados y unos muros que parecían viejos. En ese momento, recibí una llamada en el móvil, era uno de mis esbirros que me tenía que conseguir el nombre de una persona para un trabajito que tengo que hacer próximamente. No tenía un lápiz a mano, pero sí una moneda y para tomar nota me dispuse a grabar el número en uno de los muros. Luego pediría algo por ahí para pasarlo a papel. En esas estaba cuando se acercaron varios empleados del lugar con policias que me detuvieron. Aquello escapaba a mi capacidad de comprensión, ¿qué había hecho mal? ¡Estaban todos locos! Lo único que se me ocurrió para salir del paso es hacerme pasar por militar jordano y simular que no conocía el idioma. Me liberaron y salí de aquella ciudad, que será muy bonita, pero la gente es un poco estraña. El camarero que me esperaba con la granadina, podía esperar sentado. A partir de ahora, cerveza y agua.

Detenido un militar jordano por cincelar su nombre en la Alhambra de Granada


         http://www.20minutos.es/noticia/1144732/0/escribir/nombre/alhambra/

jueves, 1 de septiembre de 2011

A Cielo Abierto

       Caminaba cabizbajo y taciturno, siempre me gustó la palabra taciturno, por fin puedo utilizarla. Estaba desolado por una noticia triste: El programa A Cielo Abierto de la Cadena Cope se terminaba para siempre. Las personas que lo hacen seguirán en distintos proyectos y seguramente me los volveré a encontrar por las ondas, pero el programa, no.
       En estas estaba, cuando una urraca se posó en mi hombro y me habló. Bueno, si un muñeco de madera tiene un grillo que habla, ¿porqué razón iba yo a ser menos?
       -¿Qué te pasa Malasombra?
       -Amiga urraca, voy a echar de menos A Cielo Abierto. Permanecí fiel a ellos desque el inicio, cuando Enrique Campo fundó el programa. Le acompañaban en aquella aventura Elena Grandal, la risa más bonita de la radio. Miguel Chiverto, un tipo curioso que estuvo poco tiempo y que pasó al fin de semana con mi amiguita Maria José Bosch. Hablando de mi amiguita, don Nicolás Carbajo estuvo tirándole los tejos una temporada, pero la Bosch no picó. Y Juan Solo, un tío interesante que dice lo que piensa sin complejos y sin preocuparse por lo políticamente correcto.
       Recordar a todas las personas y personajes que pasaron por esos micrófonos durante años es imposible, pido perdón si me olvido de alguno.
       El ya mencionado profesor Carbajo, cascarrabias, maniático, culto y gorrón.
       Luis María Sansón, aventurero y estafador, que no sabía cuando había nacido, ya que le encontararon en el Orinoco dentro de una caja de cerveza.
       Alfonso García, el motormán, Siempre con sus coches y sus "amigos" de la DGT.
       El doctor Waksaman, obligado a permanecer oculto para que los gobiernos no lo eliminasen, debido a los secretos que conocía.
       Daniel Trigo, cuya misión era perderse por las calles de Madrid cuando hacía conexiones con empresas e instituciones que trabajaban de madrugada. Cuando digo perderse, lo digo literalmente. Históricas esas entradas en antena: "Enrique, que me he perdido y no encuentro el sitio"
       Romina López, con sus ataques de risa y sonar de tripa. Una noche hablando de recetas le sonaron las tripas, Enrique acercó el micro a su estomago y todos pudimos escuchar aquel sonido.
       Raúl Santos, Javier Muñoz, Alejandro Vesga, muchos colaboradores y miembros del equipo que, a lo largo de los años dieron vida a la radio.
       Después vino la segunda etapa. La que dirigió el gran Juan Carlos Ramos, una de las personas más geniales que he escuchado en la radio. Ahí fue donde dí señales de vida con mi sarcasmo y mi "mala uva". Juan Carlos, como director, lo permitió. Y junto a mi cómplice y amiga Teresa Salinas desarrollé una labor para la que he nacido: meter el dedo en el ojo de los demás. Mourinho es un copiota.
       Teresa Salinas, que pertenecía al equipo del programa, ponía voz a los oyentes, además de distintas secciones. Cuando se marchó, lo noté mucho. Era la que mejor interpretaba mis tonterias.
       Borja Herrera, que fue blanco de mis ataques una temporada, hasta que me puso una canción y lo indulté. Experto en música y bicicletas. Un tío magnífico.
       Fernándo Martín, que puso en marcha una de mis secciones preferidas: el veredicto. Por supuesto me hice miembro de la corporación veredictina inmediatamente. Especialista en chistes malos, que son los que me gustan, y en no gustarle el jamón.
       Dani Sánchez, que hablaba a la velocidad de la luz, pero se le entendía. Especialista en refranes imposibles.
       Esta última temporada Maryana Castillo, venezolana simpática y divertida y una de mis fans (lo dijo ella).
       Maria Adela, especialista en arte, y con una surrealista selección musical cuando daba el parte meteorológico. Su famosa bufanda se expone en el Museo del Prado.
       Laura Novo, experta en inventos inútiles, en no dormir, en cocinar pasteles de nueces sin nueces y víctima de algunos de mis ataques más virulentos.
       Alma Gómez, que ha estado estos dos últimos meses de prácticas. Muy simpática, lástima que no sea del Real Betis, pero nadie es perfecto.
       Lucia Campo, que no es la prima de Enrique Campo, pero es la prima de Enrique Campo. Una voz preciosa que ha sido la última en darnos voz, valga la redundancia, a los oyentes.
       Angel Arias, Miguel Soria (Frikisoria), Ana Pérez, Alfonso García....
       Evidentemente me olvidaré de alguien y cuando lo recuerde me daré un cabezazo contra la pared. Pero mi memoria a estas horas no da para más, recuerdo secciones, pero los nombres no me vienen. Perdón.

       Después de toda esta parrafada miré a mi hombro y el cuervo, que había permanecido atento a todo lo que le había contado, me dijo.
       -Malasombra, con todo tu poder, ¿porque no evitas el cierre del programa?
       -Querido cuervo, han pagado el precio por ser mis amigos. Las principales organizaciones del mundo quieren hacerme daño, pero no lo han conseguido. El lado oscuro es más poderoso. y lo saben. Han intentado vengarse de mí cerrando A Cielo Abierto. Lo que no saben es que me da igual, porque yo no tengo sentimientos.
       -Me alegra escucharte Malasombra, estaba preocupado y por eso me acerqué.
       -Puedes marchar tranquilo, que sigo siendo el mismo tipo frío, maligno y despiadado.

       El cuervo se alejó volando, caminé unos metros y cuando estuve libre de miradas indiscretas hice algo por primera vez en mi vida: permití que una lágrima brotase de mis ojos.
      
      
      
      
      

domingo, 28 de agosto de 2011

La fiesta de Malasombra

       Mi nuevo personal había demostrado una falta de escrúpulos aceptable al ayudarme a escarmentar a la chica de la panadería. Pero debía comprobar que eran personas leales y discretas ante mis actividades malignas. Para ello se me ocurrió dar una fiesta en mi castillo. En realidad la idea se la robé a la Yaya María José, pero robar es aceptable según mi escala de valores.
       Afortunadamente no tengo amigos. Pero sí algunos conocidos que comparten mis ideales malignos. La lista de invitados es lo más fácil, aunque para completarla debo recurrir a la máquina malasombrina, capaz de viajar por el tiempo, por el cine y por la literatura. Tengo que ponerle un nombre a este asombroso artefacto. A partir de ahora la llamaré Cujo, en honor al simpático perrito de la novela de Stephen King.
       ¡Vaya delantera la de Sofia Vergara! Esto no tiene nada que ver con este post, pero tengo la tele enfrente mientras escribo y estoy viendo imágenes de Modern Family. Una serie mala, pero ¡cómo está la Sofia!
       Bueno, después de unos cuantos viajes mis invitados estaban llegando. Atila fue el primero, por supuesto con su caballo. El Cardenal Richelieu con la adorable y maligna Milady de Winter. El pirata Barabanegra y algunos de sus hombres, con sus elegantes modales. Hannibal Lecter y su  divertida conversación. Norman Bates, que se disculpó por no haber traído a su madre, parece ser que estaba algo indispuesta. Lex Luthor, un personaje que nunca consigue sus propósitos, pero su perseverancia en hacer el mal merece mi admiración. Un inspector de Hacienda y 2 ó 3 invitados más que iban a colaborar conmigo durante la fiesta.
       Después de tomar una copa de vino Don Simón les invité a sentarse a las mesas, que estaban dispuestas frente a un improvisado escenario que iba a servir para que un par de artistas amenizaran la velada. Yo odio la música, por supuesto, y consulté cuales eran los más famosos hoy día. Me dieron dos nombres: Justin Bieber y Lady Gaga. Ni me sonaban los nombres, pero los contraté.
       Después de que los criados sirviesen los aperitivos, cebolla cruda cortada en dados y hormigas salteadas con mantequilla caducada, dieron comienzo las actuaciones.
       El primero en salir fue Justin Bieber, aunque después de verlo tenía dudas de si se llamaba Justin o Justina. A los pocos segundos de empezar a cantar, mis invitados hicieron gestos de disgusto. Dirigieron hacia mí sus miradas como buscando una explicación, pero enseguida los calmé:
       -No se preocupen, que la actuación no ha terminado, ahora viene lo bueno.
       Le hice un gesto, previamente pactado, a uno de mis cómplices. Un bonito muñeco que a veces cobra vida y después de aparecer sobre el escenario le dije:
       -Adelante Chucky, todo tuyo o tuya, sea lo que sea lo que canta.
       Bastó la primera puñalada para que ovacionaran la actuación sorpresa. Los ánimos y el jolgorio aumentaban con cada pinchazo del puñal oxidado. Cuando acabó el trabajo y sólo quedaba una masa amorfa y sanguinolienta sobre el suelo, el aplauso fue descomunal y unánime. Estaba contento, mis invitados se divertían.
       Después de que el servicio recogiese los restos para dárselos a los buitres, que también tienen derecho a comer, decidí que era hora de servir el plato principal de la cena: Mis cocineros habían preparado unos cuantos murciélagos al horno y mientras comían di paso a la actuación principal.
       Apareció Lady Gaga, que había permanecido en su camerino ajena a lo sucedido. Le pedí que actuase con un vestido de su colección: uno compuesto de carne cruda con la que la había visto en una foto y así lo hizo. Enseguida atrajo todas las miradas. Yo sabía que el asqueroso menú que había dispuesto les iba a dejar con hambre. Fue Hannibal Lecter el primero en levantarse, pero le dije que tuviese paciencia que enseguida haríamos carne a la brasa. Lady Gaga dejó de cantar y miró horrorizada a un señor que subía al escenario, seguido de unos cuantos sirvientes que portaban unas barbacoas portátiles y unas parrillas. Aquel señor era un parrillero de reconocido prestigio. Se lo presenté:
       -Señorita Gaga, le presento al señor Torquemada. Va a tener usted el honor de que su traje sea cocinado por él. No se preocupe, la dejaré marchar con vida. Es posible que necesite sus servicios más adelante. Por cierto, no espere usted al señor Bieber, que ha tenido un contratiempo.
       Dispuse un biombo y un albornoz para que se quitase el vestido y estar a salvo de miradas lascivas, por encima de todo soy un caballero. Después de desprenderse de su vestido la amenacé para que guardase silencio y pagué generosamente por su "actuación"
       El señor Torquemada tenía su carne, ya podía cocinarla con la ayuda de otro invitado que la cortaría en trozos adecuados, Freddy Krueger, que había llegado tarde porque estaba en los sueños de alguna jóven divirtiéndose. Este Freddy, siempre tan informal, pero se hace querer el pobre.
       Después de tener el estómago lleno, mis invitados formaron los típicos corrillos para charlar de sus cosas. Sin duda la fiesta había sido un éxito. El único que se quejó fue el bueno de Lecter, que hubiese preferido comerse a Lady Gaga, pero tuve la precaución de guardar los riñones de Justin Bieber y se los ofrecí. Los cocinó el mismo y quedó satisfecho finalmente.
       Ya de madrugada, mis invitados abandonaron mi castillo. Sólo quedaba una cosa, reunir a mis sirvientes y lanzarles una advertencia:
       -Ya conocen mi forma de actuar, ¿algún problema? ¿alguien quiere dejar este trabajo?
       -No señor.-respondieron al unísono.
       -Bién, pueden retirarse.
       Yo también lo hice, satisfecho por haber dado aquella maravillosa fiesta.
      
      

martes, 23 de agosto de 2011

No sonrían a Malasombra o...

       La chica nueva que habían contratado en la panadería de la esquina me cae bastante mal. Mi primer contacto con ella fue desastrosso. Entré a comprar un chusco de pan y me recibió dándome los buenos días con una amplia sonrisa. ¡Maldita insolente! Sin duda la culpa era mía; si no hubiese despedido a todos mis criados aquella mañana me habría evitado la desagradable tarea de interactuar con otros seres humanos.
       al día siguiente tuve que volver al establecimiento. Ya había contratado unos cuantos sirvientes, pero antes de comenzar con sus tareas debían pasar una prueba. Había muchas personas dentro y tuve que esperar mi turno. La señora que estaba en primer lugar, mirando el mostrador, dijo:
       -Pues la verdad, es que no se qué pedir. Quería algo para el desayuno, pero no sé que me apetece. ¿Cuánto cuestan las napolitanas?
       -90 Céntimos- respondió la chica.
       -¡Muy caras! Y aquello de allí, ¿qué lleva?- volvió a preguntar.
       -Son pasteles de carne, cuestan 1 euro cada uno.
       -No le he preguntado el precio, si no, lo que llevan dentro.
       -Pues llevan carne, algo de huevo, tomate y pimiento.
       -Hija, es que no me decido.
       -Pues hágalo señora, que hay muchos clientes esperando- respondió la chica un poco molesta.
       La verdad es que tenía razón, la panadería estaba llena de personas que esperaban su turno y ya estaban impacientándose. Se escuchaban algunas quejas y la dependienta optó por lo más sensato. Se dirgió al señor que estaba el siguiente en la cola y le preguntó qué quería.
       Pero entonces la primera señora dijo gritando:
       -¡Oiga! ¡Yo estaba primero! ¿Cómo se atreve a quitarme el turno?
       Los demás empezaron a gritar y a discutir entre ellos. El barullo hizo salir del obrador al dueño de la panadería y trató de poner un poco de órden. La pobre dependienta no sabía qué decir y la señora que no se decidía le dijo al panadero:
       -Sólo he pedido una barra de pan y no quiere dármela. ¿Qué le pasa a esta chica?
       -¡No es cierto!- replicó la dependienta.
       Entonces todos los demás dijeron que era verdad, que la señora había pedido una barra de pan. La pobre chavala comenzó a llorar y salió corriendo de allí. Yo había permanecido en silencio durante todo el incidente y ya era hora de decir algo a todos los presentes:
       -¡Silencio! Les comunico que han pasado la prueba, pueden incorporarse a mi servicio inmediatamente. Usted, señor panadero, vuelva a llamar a la chica, que se reincorpore al trabajo y dígale que no vuelva a sonreirme nunca más o la próxima vez tomaré medidas más serias. Aquí tiene un cheque por las molestias. Los demás, vengan a mi castillo para comenzar con sus tareas.

lunes, 15 de agosto de 2011

Malasombra, en busca del dedo perdido.

       El zapatófono estaba sonando. Me quité el zapato y contesté con mi habitual cortesía:
       -¿Quién coño se atreve a molestarme?
       -Soy Santi, el que comparte cerebro contigo.
       -¿Qué quieres, maldito usurpador?
       -Escucha, Malasombra, no te llamo para discutir. Necesito tus servicios.
       -¿A cambio de qué?
       -A cambio de ausentarme unas horas y dejarte el cerebro que compartimos para tí solo.
       -Me parece bien. ¿Cúal es el problema?
       -Escucha. Tengo una amiga, Alicia, que ha perdido un dedo. Parece ser que se ha ido y no da señales de vida. Necesito encontrarlo para devolvérselo.
       -Me pongo a investigar inmediatamente.
       Esta misión es de las buenas. Normalmente me pagan con grandes sumas de dinero, pero librarme de Santi es más tentador. Me interrumpe constantemente y sin él podría dominar el mundo y sembrarlo de maldad y devastación. Lo primero es preguntar en los restaurantes chinos. En estos lugares se cocinan cosas muy extrañas. Pero primero tendría que hacerme pasar por chino. Retrocedí unas cuantas décadas con mi máquina del tiempo y le ordené a Picasso que me pintase de amarillo. No podía negarse, al fin y al cabo yo le desvelé los secretos del cubismo en un viaje anterior. Ya de vuelta entré a un restaurante y pregunté en el idioma de los chinos:
       -¿No habléis visto un dedo pol aquí?
       -Pues no, caballelo, ¿pol qué lo plegunta?
       -Pol que se que aquí cocináis de todo, incluso latas, gatos y pelos. No cleo que tengáis esclúpulos pala cocinal dedos humanos.
       -No señol, admito lo de las latas, gatos y pelos, pelo paltes del cuelpo humano hace mucho que no selvimos. Son un poco indigestas. Si no me clee puede milal en el fligolífico.
       Parecía que aquel cocinero chino era sincero, pero su respuesta me dio una idea. Tal vez podría engañar a Santi con uno falso, al fin y al cabo es medio tonto y seguro que cuela. Lo llamé y le dije que la misión había concluido con éxito. Se puso muy contento y me dijo que cumpliría su promesa. Le envié el dedo por Seur y ahora a disfrutar de unas horas sin ese aguafiestas.



miércoles, 10 de agosto de 2011

La pesadilla de Malasombra

       Sonó el despertador y la música de Vivaldi inundó la habitación pintada de un azul cielo precioso. Aparté mis sábanas de seda y me incorporé calzándome mis zapatillas con forma de osito. Abrí las ventanas para disfrutar de las vistas de mi jardín. Era primavera, las margaritas florecían con fuerza acompañadas de multitud de flores de los más variados colores. El ruiseñor cantaba con alegría para atraer a la hembra, que amorosa revoloteaba a su alrededor para comprobar la belleza de su canto.
       Suspiré y agradecí a la naturaleza que me brindase la oportunidad de disfrutar de aquel hermoso cortejo. Salí de la habitación con una sonrisa dibujada en la cara. Al llegar a la cocina saludé a mis criados amablemente y les informé que había decidido desayunar en la terraza. Les pregunté si todo iba bien y una de las chicas me dijo que necesitaba un día libre para arreglar unos asuntos legales. Le dije que sí y que podía contar con mis abogados para lo que necesitase.
       Sentado en la terraza saboreé un café con leche, una tostada impregnada de mermelada y un zumo de naranja recién exprimido. Llegó el chaval que me traía la prensa y después de obsequiarle con una generosa propina me dispuse a echar un vistazo a las últimas noticias. Mi secretario se acercó como cada mañana para que firmase unos cuantos talones, todos ellos destinados a buenas obras. ¡La vida era maravillosa! ¡Era feliz! ¡Amaba a todo el mundo! Una mariposa revoloteó a mi alrededor como si compartiese mi alegría.
       ¡¡¡BOOOOOOMMMMMMMMM!!!
       Sonó un cañonazo y me levanté sobresaltado y sudoroso. Había tenido una terrible pesadilla. Aparté los sacos de esparto con los que me cubro para dormir en mi cama de piedra y descalzó me asomé a la ventana. Allí estaban los árboles muertos de mi jardín y el cañón que dispara uno de mis esbirros para despertarme. Los cuervos revoloteaban y mi jardinero estaba atareado en arrancar cualquier flor que se atreviese a brotar. Llegué a la cocina y pedí mi desayuno habitual: Un vaso de agua sucia del pozo y unos tallos de rosal con espinas. Una criada intentó pedirme un favor, ni escuché de qué se trataba, me limité a despedirla. Me senté en la terraza y ya tenía la prensa sobre la mesa. El chaval que la trae madruga mucho para no encontrarse conmigo. Debe ser porque solía pincharle las ruedas de la bicicleta que usaba. Una mariposa revoloteó a mi alrededor. La atrapé y me la comí, es bueno aportar proteinas a la dieta. Me levanté y gritando a todo pulmón dije:
      
       ¡ESTO ES VIDA Y NO LA MIERDA QUE HE SOÑADO!

martes, 9 de agosto de 2011

Malasombra y su hija, de nuevo.

       Me levanté aquella mañana un poco aburrido y con ganas de hacer algo diferente. Después de un buen desayuno a base de ortigas crudas, llamé a mi hija para pasar unas horas con ella. Hacía un par de meses que no la veía, a pesar de que vivíamos en el mismo castillo. Algunos pensaréis que soy mal padre, pero no es así. Tengo que evitar darle cariño para que crezca con instintos malignos y pueda convertirse en una chica malvada y despiadada. Así podría estar orgulloso de ella.
       Se presentó ante mí y dijo.
       -¿Qué tripa se te ha roto? ¿porqué quieres verme?
       -Hija mía, estoy un poco aburrido y quiero pasar un rato contigo. Vamos a dar un paseo.
       -No me apetece nada -contestó- pero como tú pagas las facturas te seguiré.
       -Buena chica, quiero decir...mala chica. Así me gusta.
       Nos acercamos a un parque y nos sentamos en un banco. Pero al cabo de cinco minutos de no ver nada interesante, nos miramos y me pidió permiso para gastar una broma.
       Ordenó a uno de nuestros criados que le proporcionase unas cuantas chinchetas y pegamento instantáneo. Las colocó en bancos vacios y al cabo de un rato nos echamos unas risas viendo a las personas que se pinchaban y que no podían levantarse. ¡Por fin nos estábamos divirtiendo!
       -Hija, la bromita no es nueva, pero siempre es divertida. Podemos volver a casa y tú puedes continuar con lo que estabas haciendo.
       -Muy bien padre, estaba haciendo un puzzle a tamaño real de un bicho legendario. Tal vez necesite un avión de carga, muchas palas y 50 ó 60 empleados.
       -Daré las órdenes oportunas para que dispongas de lo que necesites.
       De vuelta en el castillo mi hija se dirigió a sus aposentos en uno de los taxis que teníamos dispuestos en los pasillos. Yo me quedé en la galería de tiro. Unos artistas habían recreado con cera a un grupo de tunos y me apetecía ametrallarlos. El día transcurrió dentro de la normalidad, pero cuando llegó la noche me surgió una pregunta: ¿Para qué querría mi hija el avión, las palas y tantos empleados?
      

Un monstruo marino legendario paraliza un proyecto ferroviario multimillonario

Según informan medios locales, el proyecto, valorado en 2.600 millones de dólares neozelandeses (unos 1.560 millones de euros), está detenido después de que un grupo de presión indígena protestara por la destrucción del “hábitat natural” de Horotiu, un ser que pertenece a la familia de taniwhas, seres legendarios que viven en el fondo de los ríos, en las cuevas y en el fondo del mar.

lunes, 1 de agosto de 2011

X-Men Primera generación. Ficha técnica y la crítica.

Charles Xavier y Erik Lensker eran dos jóvenes que descubren sus poderes y trabajan junto con otros mutantes para detener una terrible amenaza para la humanidad.
En este proceso surgen diferencias entre los dos amigos que desemboca en la rivalidad entre la Hermandad de Magneto y los X-Men del Profesor X.




Año de producción: 2011
Título: X-Men primera generación. Título original: X-Men First Class
Dirección: Matthew Vaughn
Guión: Zack Stentz y Bryan Singer.
Reparto: Oliver Platt, Kevin Bacon, Michael Fassbender, James McAvoy, Jennifer Lawrence, January Jones.
Producción: Marvel Studios, Marvel Enterprises, Marv Films, Twentieth Century Fox Corporation, Bad Hat Harry Productions, Donners´Company, Vivid White Productions.

                                         T R A I L E R


                                   LA CRÍTICA MÁS DIVERTIDA


Aviso legal: El copyright del material gráfico y videográfico pertenece a sus respectivos productores. La ficha técnica ha sido elaborada a partir de recortes de prensa escrita. Desde este Blog no se puede ver online ni descargar esta ni ninguna otra película. Tampoco se ofrece ningún link que pueda ofrecer esa posibilidad.

jueves, 28 de julio de 2011

Malasombra y la oruga vengadora.

       Después de mi fructífero viaje a Hong Kong tomé rumbo al norte de China. Quería conocer aquel país. Dicen que una buena forma de conocer un territorio es viajando en tren. Compré uno en una tienda de los chinos. Me sorprendió mucho la existencia de estos comercios. Pensaba que sólo existían en España, pero no, en China también hay.
       Contraté a un conductor de tren y como no quería viajar solo, convoqué un casting para incorporar al viaje unos cuantos actores que le diesen un poco de colorido a aquel viaje. La única condición que puse es que no me hablasen durante el trayecto.
       Ya estaba listo para subir a uno de los vagones de mi tren, cuando escuché una voz que decía:
       -¡Cuidado que me pisas!
       Esto me resultaba familiar. Hace unos meses me sucedió lo mismo con un botón que me hablaba. Pero esta vez era  distinto. Se trataba de una oruga que me miraba desde el suelo con cara de pocos amigos. Yo respeto a casi todos los animales y no quería acabar con aquel bicho. Si se hubiese tratado de un humano, lo habría pisado sin más.
       -No se preocupe señora oruga, no pienso hacerle daño.
       -Porque te he avisado imbécil, si no, no lo cuento.
       -No es necesario que me insulte, señora oruga. No la había visto, discúlpeme.
       -Ni disculpas ni gaitas, el susto que me has dado lo vas a pagar.
       No pude evitar reirme a carcajadas ante la amenaza de aquel insignificante insecto. Pero el caso es que me cayó bien. Los que me insultan y amenazan son seres que me agradan y decidí perdonarle la vida. De todas formas me despedí con un poco de sarcasmo.
       -¡Qué miedo! ¿Qué me vas a hacer? ¿Morderme? ¿Eres un león?
       La señora oruga se giró muy ofendida y se alejó mascullando algunas amenazas. Yo subí al vagón y di la órden para que el tren iniciase su camino.
       Llevaba unas horas de viaje y estaba disfrutando muchísimo mirando por la ventanilla. Bueno, miraba la cortinilla que tienen algunos trenes para evitar el sol. Era de un color agradable y no creo que el paisaje fuese más interesante.
       De pronto, el maquinista detuvo el tren y me informó que no podíamos seguir. Las autoridades nos obligaban a esperar.
       -¿Cúal es el problema señor maquinista?
       -Señor Malasombra, si se lo digo no me va a creer. Compruébelo usted mismo.
       Asi lo hice y me quedé maravillado. Me gustan los seres que amenazan y cumplen.

Un kilómetro de orugas detienen un tren en China

       Miles de orugas bloquearon durante más de tres horas a un tren en la región autónoma de Mongolia Interior (norte de China), según fuentes policiales citadas por la agencia oficial Xinhua.

lunes, 25 de julio de 2011

Malasombra en Hong Kong

       La verdad es que China es un país que me apasiona. Hay tantos chinos que las posibilidades de tomarles el pelo son infinitas. Hace unas semanas "estafé" a algunos agricultores que pretendían cultivar sandias mas grandes y sabrosas. En esta ocasión elegí Hong Kong como destino. No tenía nada planeado, pero como me gusta improvisar, decidí dar un paseo por sus calles para inspirarme.
       Tal vez, si me encontraba con Ana Pérez, una corresponsal española que trabaja allí, podría invitarme a comer cosas extrañas. Aunque no me conoce y al verme seguro que saldría huyendo. Mejor así, porque es muy guapa y probablemente no podría evitar tirarle los tejos. Sólo imaginar que me diga que sí y considerar que podríamos ser felices, me produce escalofríos. Felicidad... ¡Qué palabra más fea!
       Acababa de iniciar mi paseo cuando vi sentado en la acera a un hongkonés que estaba llorando. Me acerqué a él, pero no para consolarlo, si no,. para ver si podía conseguir gastarle una broma. Dicen que cuando estás bajo de moral eres más vulnerable y eso a mí me venía bien.
       -¿Qué le pasa señor hongkonés?
       -¿Qué me pasa?- respondío con lágrimas en los ojos- Me ha dejado la novia, me han despedido del trabajo, han entrado a robar a mi casa y para colmo mi compañía de teléfono no quiere darme la baja.
       -La verdad es que tiene usted muy mala suerte. ¿No será usted gafe?
       -Pues es posible, pero no conozco ningún amuleto que acabe con mi desgracia, ¿y usted?
       En ese momento vi la oportunidad que estaba esperando. Mis conocimientos de cantonés me dieron la idea.
       -Casualmente, soy un hechicero venido desde España y puedo ayudarle. Debe usted comprar algo que tenga el número 12, que pronunciado en su idioma se parece mucho a "realmente fácil". Seguro que así volverá usted a ser féliz.
       -No sabe cómo se lo agradezco señor...no me ha dicho su nombre, ¿cómo se llama usted?
       -Me llamo Gregorio Sánchez, más conocido como Chiquito de la Calzada. Si viaja a España puede buscarme y estaré encantado de atenderle.- Dije tratando de contener la risa.
       El señor hongkonés me saludó cortésmente, le devolví el saludo y me alejé rápidamente. A los pocos días leí en la prensa la siguiente noticia:
      

Pagan 700.000 euros por una 'matrícula de la suerte' en Hong Kong

Hong Kong.- Un hongkonés ha desembolsado más de siete millones de dólares de Hong Kong (casi 700.000 euros), por una matrícula que supuestamente da suerte, indicó este lunes el diario en lengua inglesa South China Morning Post.
La placa con el número "12", que suena en el idioma cantonés como "realmente fácil", fue adjudicada en una subasta a un hombre que llevaba puesta una gorra. El desconocido abandonó la sala sin dejarse conocer, precisa el diario.


Evidentemente, el coche matriculado fue robado a las pocas horas y casualidades de la vida..¡Está en mi garage!

domingo, 24 de julio de 2011

Tres videos, tres bromas.

       Soy un gran seguidor de los videos de bromas, sustos, caidas graciosas, etc. Todos aquellos que me hagan reir. Se podrían hacer muchas clasificaciones, porque nunca sabes que es lo que te puede resultar divertido. Además, puede que lo que te haga gracia a otros no les haga nada y les resulte indiferente. Hoy os voy a poner tres videos de bromas con cámara oculta hechos para la televisión y, por tanto, realizados con cierto nivel de profesionalidad.

       El primero es lo que llamo broma divertida, sin maldad. El esqueleto "reacciona" ante la presencia de algunas mujeres.


      
       El segundo es mucho más elaborado y provoca mucha perplejidad en las "victimas". Dos hermanas gemelas que están frente a frente a traves de un cristal y que simula ser un espejo.


       Y por último, otra broma con esqueletos. Esto es lo que yo llamo "broma pesada". En la tapia de un cementerio aparece una moto con un esqueleto. También está muy bien hecho, aunque a diferencia del segundo. Las "víctimas" se asustan de verdad.



       Amiguitos y amiguitas espero que os haya gustado esta selección. Ya se que hay millones de Videos en Youtube, y seguramente los conoceréis, pero así mato dos pájaros de un tiro. Provocar alguna sonrisa y dar a conocer la nueva apariencia de mi Blog. Espero que os haya gustado.


domingo, 17 de julio de 2011

Malasombra y una buena acción.

       Mediados de julio, mañana de domingo, calor sofocante, aburrimiento total. Necesitaba algo para divertirme sin hacer el mal, claro. Por aquello de compensar y que mis actos mantuviesen un equilibrio. Había decidido hacer una buena obra por cada 13 malas. Me parece una proporción justa. Pero, ¿qué hacer?. Reuní a mis asesores para que me sugiriesen ideas.
       Nos sentamos en una mesa que construí con la madera de un árbol que derribé. El carpintero hizo un buen trabajo y como recompensa le devolví a su perrita, que previamente había secuestrado. Aunque tengo que aclarar que el árbol lo talé personalmente, para darme el gustazo de acabar con la casa de David el Gnomo con mis propias manos.
       Yo presidía la reunión y expuse mi propuesta a los asistentes: Homer Simpson, Moe, Barney, Lenny, Carl y la señorita Rottenmeier, que daba el contrapunto serio a aquella panda de bebedores habituales. Me gusta ir rotando a las personas que me ayudan en las decisiones y hoy les había tocado a aquel grupo.
       -Señores y señorita, necesito hacer una buena acción y espero su consejo, les escucho.
       -Me parece muy mal su propuesta- dijo la señorita Rottenmeier- Ya sabe señor Malasombra, que estoy a su servicio, pero no estoy dispuesta a participar en algo tan infame. Me niego a aconsejarle algo bueno. Solicito su permiso para abandonar la reunión.
       No podía arriesgarme a enfadar a aquella magnífica mujer y por tanto, acepté que se ausentara, pero antes le dediqué unas bonitas palabras:
       -Señorita Rottenmeier, es usted una arpía y una maldita bruja. Tiene mi permiso para irse.
       -Gracias señor Malasombra.
       Bueno, después de su marcha, quedaban los personajes "simpsonianos" y fue Moe quien tomó la palabra:
       -Señor Malasombra, podríamos ayudar a Duffman, parece ser que si no vende unos cuantos barriles de cerveza será despedido.
       -En principio me parece bien Moe, ¿votos a favor?
       Todos levantaron la mano rápidamente sin decir una palabra, excepto mi consejero Homer que pronunció una de sus palabras míticas mientras babeaba:
       -Cervezaaaaaaggggggghhhhhhhh!!!!!!!
       A los pocos minutos se presentó Duffman y como no, aquello se convirtió en una desesperada carrera a ver quien bebía más. No hay que ser muy inteligente para saber que la borrachera fue bestial. Todos acabaron tirados por el suelo, menos yo. Aunque después de beberme 7 litros de cerveza estaba un poco mareado. Necesitaba dar una vuelta y ordené que preparasen uno de mis aviones.
       -¿Dónde quiere ir señor Malasombra?- preguntó el piloto.
       -Pues no lo se, decida usted.
       -Disculpe el atrevimiento, pero podría llevarle a Oregón en Estados Unidos y así vería a mi madre, que hace cuatro años que no me da usted vacaciones.
       -¡A Oregón!-exclamé- Así, además de evitar que despidan a Duffman le hago un favor a usted. ¡Dos buenas acciones en un mismo día! ¡Sin duda estaba borracho!
       A las pocas horas estábamos en un embalse de Oregón y mientras el piloto visitaba a su madre yo paseaba por la orilla. Después de beber tanta cerveza me entraron ganas de orinar, cosas de la fisiología humana, miré alrededor y no había nadie. Me acerqué al agua y allí mismo realicé el acto mingitorio  (¡qué frase más cursi!). El piloto regresó, contento por haber visitado a su familia y pusimos rumbo a mi castillo, donde dormiría como un diablillo.


30 millones de litros de agua de agua se han ido por el desagüe de la ciudad de Oregón por culpa de una meada captada por las cámaras de vigilancia del embalse. Además del dispendio acuífero la operación de vaciado del embalse ha costado a los contribuyentes unos 30.000 euros.

sábado, 16 de julio de 2011

Malasombra y Edgar Allan Poe

       Sábado, sabadete, una entrevista y de naranja un sorbete. Cómo acabáis de comprobar la poesía no es una de las innumerables cosas que hago bien, por tanto, lo dejo y me centro en una entrevista a un personaje real. Es mi segunda entrevista, la primera fue a Barbie para vengarme de ella. La podéis encontrar en un post anterior. Por cierto, después de destruir a la muñeca sus millones de réplicas prometieron venganza y aún estoy esperando. ¡Qué falta de palabra!
       En esta ocasión he decidido encontarme con Edgar Allan Poe. Escritor ya fallecido, pero como tengo una máquina para viajar en el tiempo, ¡no problemo!.
       Me desplazo hasta la década de los 40 del siglo XIX. Poe, que había recibido un SMS mío, anunciándole mi llegada, estaba esperando en una taberna de Baltimore. Me acerqué a su mesa y me presenté:
       -Señor Poe, soy Malasombra. Gracias por atenderme.
       -No tiene importancia. Es un placer señor Malasombra. ¿Le apetece una copa?
       -Por supuesto, beberé whisky, si no le importa.
       -Claro que no. Enseguida se lo sirven y empezamos.
       Observé que el señor Poe ya llevaba unos cuantos tragos. Su mirada perdida y triste, su aliento y su voz, lo delataban. Empezaba a sentirme algo incómodo, pensaba que iba a ser una experiencia divertida, pero cada vez tenía menos gracia. De todas formas comencé a preguntar:
       -Señor Poe, he leído que usted fue expulsado de la Universidad de Virginia y de West Point por sus problemas con el alcohol. ¿Es cierto?
       -Señor Malasombra, ¿qué clase de pregunta es esa? Si viene  usted del futuro y no es uno de mis delirios ya conocerá toda mi vida. Además es posible que conozca algo de lo que he escrito.
       -Discúlpeme señor, tiene razón- dije algo avergonzado mientras me servían otro whisky- por supuesto que conozco su obra, como millones de personas de mi tiempo. Es usted un escritor muy importante. La caída de la casa Usher está considerada como una precursora de la literatura de terror; los Crímenes de la calle Morgue sentaron las bases de la novela de misterio y sus Cuentos son estudiados en miles de escuelas y universidades.
       -¡Pues vaya consuelo! ¿de qué me sirve a mí? Si lo que dice es cierto, lo cambiaría por una vida feliz, sin drogas ni alcohol; por haber crecido junto a mis padres; porque mi esposa estuviese viva. Mire señor Malasombra, le agradezco su interés, pero es mejor que me deje en paz y se vaya por donde ha venido.
       Me levanté de la mesa y allí lo dejé. Yo sabía que le quedaba poco tiempo de vida y también que pasaría a la historia por dos cosas: Su genialidad a la hora de escribir y su vida desgraciada. Mientras me alejaba le dediqué una última mirada y con voz ronca me pregunto:
       -¿De verdad será considerada mi obra como algo grande en el siglo XXI?
       -¡Sí señor!-respondí con admiración.
       Edgar Allan Poe me miró, sonrió, quizás por última vez, y volvió a sumergirse en su mundo delirante y genial. ¡Descanse en paz!

Edgar Allan Poe, Nacido en Boston en 1809 y fallecido en Baltimore en 1849. Escritor respetado y un auténtico genio. Sus Cuentos son apasionantes y los recomiendo con todo el entusiasmo del que soy capaz. Este post no ha salido como yo esperaba, pero la mente te gasta bromas, aunque algunas sean más tristes que divertidas.

Con todo mi cariño y respeto.

domingo, 10 de julio de 2011

Malasombra, la mesa y el libro.

       Estaba paseando por los pasillos de mi castillo, cuando escuché una voz que me susurraba al oído:
       -Malasombraaaaaaaa...hace mucho que no echamos una partida de ajedrez.
       Ahora si me resultaba familiar, era mi amigo Karpov. Antiguo campeón de ajedrez al que le había enseñado a ser un borde, a cambio de una clases de aquel juego maligno que dominaba tan bien. Para los que no domináis este mundo aclaro que el simpático era Kasparov y el antipático, gracias a mis lecciones, Karpov. Yo lo llamaba Karpi, por aquello de la familiaridad.
       -¡Hombre Karpi, Cuánto tiempo! ¿Qué te trae por aquí?
       -¿Cómo me preguntas eso Malasombra? Sabes que llevo años encerrado en una de las mazmorras de tu castillo. Fue el castigo que me impusiste por ganarte al ajedrez.
       -¡Es cierto! ¡Qué mala memoria tengo! ¿Has conseguido escapar? tendré que castigar al carcelero, aunque pensándolo bien, lo mismo te doy una oportunidad para que recuperes la libertad. Karpi, ¿una partidita? Si ganas tú, estás libre y si pierdes, vuelves a la celda.
       -Me parece que no tengo elección; Acepto el reto. Pero antes, permíteme una pregunta. ¿Porqué me traicionaste y favoreciste a Kasparov?
       -Me sorprende tu pregunta, pero voy a contestarla. La verdad es que me llamó y me ofreció mucho dinero y ya sabes que yo no tengo principios: ¡Quién más me paga más amigo es!
       Después de aclarar a Karpi sus dudas nos encaminamos a mi salón de juegos. Era bastante grande. Como hacía algo de calor ordené que colocaran la mesa en el campo de golf que tenía en un rincón de la sala. Los criados obedecieron y así lo hicieron. Nos sentamos y entonces fue cuando me di cuenta del error que habían cometido mis sirvientes: Una de las patas de la mesa estaba metida en uno de los hoyos del "green", por lo que estaba coja y las figuras ajedreciles (Este palabro, me da que no existe, pero es igual, tampoco me voy a presentar al Nobel de literatura) resbalaban. Decidí arreglar esta situación con un método revolucionario: Usaría un libro para nivelar la mesa y poder jugar en condiciones. Me acerqué a mi extensa biblioteca para coger un ejemplar de los 2 que había, pero no quería dejar solo al otro y desistí. Lo mejor sería salir y conseguir uno. Llamé al piloto de uno de mis helicópteros y le dije:
       -Señor piloto, tiene que llevarme a un sitio donde haya libros, necesito uno. ¿Conoce algún lugar?
       -Depende- me contestó.
       -¿De dónde es usted?
       -Depende.
       Supuse que era gallego por sus respuestas y para que estuviese familiarizado con el destino, yo mismo propuse uno:
       -Lléveme a Santiago de Compostela. Seguro que por allí encuentro alguno, ¿verdad?
       -Depende- volvió a contestarme.
       Me estaba gustando aquel tipo. Era coherente con sus respuestas y además me llevó donde le había pedido. Una vez en Santiago me acerqué a una librería, pero estaba cerrada. Tenía que encontrar un lugar para conseguir un libro. Recorriendo las calles me encontré frente a la Catedral y entré para preguntar. No había nadie y entonces vi un ejemplar que coincidía con la medida apropiada para calzar la mesa de ajedrez, lo cogí y volví a mi castillo.
       Una vez solucionado el problema y con la mesa nivelada, me desaparecieron las ganas de echar la partida con Karpov. Ordené a mis guardias que volviesen a encerrarlo y allí me quedé, orgulloso de haber reciclado un libro viejo y darle un nuevo uso.


Desaparece el Códice Calixtino de la Catedral de Santiago


El Códice Calixtino o Codex Calixtinus, un libro del siglo XII de valor incalculable, ha desaparecido de la Catedral de Santiago de Compostela, en lo que puede ser uno de los hurtos más importantes de patrimonio histórico y artístico de España.